Practicar trekking y senderismo sin riesgos

Podemos afirmar que hay pocas personas que no disfruten de una escapada a la naturaleza, de caminar por senderos rodeados de árboles, setos y plantas de todo tipo, escuchando el leve zumbido de lejanas abejas trabajar o una ligera brisa mover suavemente las hojas de castaños, abedules y chopos en la rivera de un rio.

El contacto con la naturaleza sigue siendo necesario para una gran mayoría de seres humanos, que pueden volver a sentir un reencuentro consigo mismo, con su verdadera esencia, y alejarse durante unos instantes de las prisas sobre el asfalto, la cotidianeidad insidiosa del trabajo rutinario y las cuentas sin pagar.

Cada vez somos más los que decidimos pasar todo el tiempo que podemos en estos ambientes sanos y limpios, ya sea en una aldea en la montaña, en el pueblo de nuestros abuelos, o saliendo siempre que tenemos oportunidad a pasear por los caminos y senderos de bosques
de nuestro país.

Estos últimos, con toda seguridad, habrán escuchado hablar de conceptos como el trekking y el senderismo. Algunos incluso reconocerán las diferencias existentes entre ambos, pues, aunque los dos sean actividades dedicadas a caminar en la naturaleza, el trekking requiere de cierta especialización, mejor preparación física y equipos más completo. Por su parte, el senderismo está más enfocado a las familias con niños, sin demasiadas cosas por las que preocuparse, pues suelen ser paseos por senderos bien señalizados, al contrario que el trekking, que permite salirse de los caminos trazados y crear nuevos al caminar.

En cualquier caso, ninguna de estas dos salidas está exentos de algunos peligros, una de las causas por las que muchas personas no se atreven a realizarlas. Pero, si queremos superar estos temores, con conocimientos e información, evitaremos los riesgos y podremos realizar estas actividades con total tranquilidad.

La seguridad en el senderismo

Aunque de estas dos actividades deportivas es la que menos riesgo conlleva, no está de más ser precavidos y tener en cuenta algunas consideraciones cuando vayamos a salir a los caminos a pasear durante buena parte del día.

Efectivamente, el senderismo son caminatas y / o excursiones que representan baja y / o media dificultad, y es este precisamente el principal riesgo, el considerar que no se necesitan precauciones algunas, sobreestimar el esfuerzo a realizar, sobrevalorar la experiencia y abusar de las capacidades personales.

Control

Las salidas para realizar senderismo deben realizarse gradualmente, primero sobre espacios reconocidos y durante unas pocas horas, sin alejarse demasiado de un puesto de control, que puede ser un pueblo o nuestro propio coche. Con el tiempo y la experiencia podremos ir aumentando el número de horas y las distancias.

Equipo

Siempre tendremos presente el uso de un buen equipo, calzado y ropa apropiada, y seremos conscientes en todo momento de los posibles accidentes en los que podamos caer. Así mismo, se debe llevar un teléfono móvil con el número de rescate de la zona por si fuera preciso.

Localización

Si queremos pasear con toda tranquilidad, ir sobre seguros en nuestra ruta de senderismo, deberemos dejar indicado a algún amigo o familiar información de dónde vamos a estar, dejando claro cómo localizarlo, aunque siempre deberemos evitar ir solos en estas salidas a la naturaleza.

Previsión

Otros buenos consejos es no agotarse practicando senderismo, ahorrar fuerzas para el regreso, no ir con prisas, volver a tiempo, previendo realizar el trayecto de vuelta antes de que oscurezca, no cargar con mucho peso, pero sí con suficiente agua, es importante la hidratación, sobre todo en verano. Es una buena idea recurrir a información previa del lugar que vamos a recorrer con libros y mapas o ayuda en los puntos de información.

Tampoco debemos olvidar llevar en la mochila elementos básicos de primeros auxilios, consultar antes de salir el estado de la climatología e ir preparados para la temperatura y la humedad que nos vayamos a encontrar.

La seguridad en el trekking

La práctica de trekking sí que conlleva cierto nivel de riesgo, demanda más esfuerzo físico, por lo que para empezar deberemos estar en forma para superar los retos que nos propongamos en una actividad que suele dar de lado caminos y senderos fáciles de transitar y bien señalados para buscar el contacto pleno con la naturaleza, ya sea en montañas, costas, selvas, bosques, cañones, cavernas, ríos…

Aunque permite elegir entre distintos niveles de dificultad, la previsión de riesgos debe considerarse desde aquellos dirigidos a principiantes. Las medidas para disminuir el riesgo al desarrollar esta actividad son prácticamente las mismas que si realizamos senderismo, pero con un grado de importancia bastante más elevado, unos cuidados que además de tenerlos sobre nosotros y nuestros equipos, también deben ser contemplados con respecto a la propia naturaleza que vamos a visitar y transitar, pues en ningún caso deberemos dejar huella alguna de nuestro paso.

Reconocimiento

Es necesario más que nunca conocer bien el lugar a donde vamos, entender y saber aplicar las normas básicas de seguridad y supervivencia, además de tener conocimientos de primeros auxilios, ir con aparatos que nos ayuden en la orientación y siempre que sea posible ir en compañía de un guía acreditado y cualificado. El reconocimiento también está vinculado a las condiciones meteorológicas previsibles durante el tiempo que estemos realizando trekking.

Equipo

Hay que ser más específico con el equipo que elijamos para estas excursiones, sobre todo para aquel que nos ayude a evitar lesiones. En este sentido, las más comunes se producen en tobillos, en tendones y en rodillas, por lo que el calzado debe ser específico, tener una suela de alta adherencia, rígida y que proteja los dedos y los tobillos, es decir, de media caña.

Hidratación y alimentación

Más importante de lo que pensamos, ya que la falta de agua suficiente o alimentación adecuada puede devenir en mareos o desmayos. La media aconsejada es de 1 gr de hidratos de carbono para que en los músculos se acumule 3 grs de agua, por lo que se debe sobrecargar el cuerpo días antes de la salida con pan, frutas y mucho líquido. En la salida, deberemos llevar suficiente agua o bebidas isotónicas y alimentos energéticos (cereales, chocolate, frutos secos…)

Accesorios

Además de ropa apropiada, es muy aconsejable hacerse con algunos accesorios que nos facilitarán las acciones que tendremos que llevar a cabo en desconexión con la civilización,; elementos como el bastón para caminar que ofrece mayor estabilidad, una buena mochila (no de tamaño, sino de calidad y prestaciones), una navaja, cuerda, linterna, silbato (para llamar la atención en caso de vernos inmovilizados), móvil, mapa, brújula, crema protectora, gafas de sol, repelente anti insectos, recipiente estanco, prismáticos…

LLÁMANOS
Share This
WhatsApp chat